Sierra Leona vota entre una niebla de tensión