Skip to main content

Congo, el espejo del mundo, es mi gran obsesión. Fascinante, rico, extremo, es el punto donde el mundo entero se permite vulnerar todo tipo de derechos. Una guerra mundial silenciada, provocada y ahogada.

Llevo más de 10 años recorriéndolo y viviéndolo. Desde las minas y los bares, las universidades y las redacciones locales, desde los centros donde los jóvenes piensan y los intelectuales gritan, desde la selva y la ciudad. Entre las líneas del frente de guerra y los frentes de los que no llevan armas de fuego.

Llegué por primera vez a Congo en 2006, coincidiendo con las primeras elecciones desde la independencia y he visto como la esperanza se evaporaba, hasta llegar, hoy, a otro abismo.

La peor guerra del planeta es también la gran verguenza periodística.